Llorando me encontraba en ese cuarto de bombilla titilante. Y una vez mas, en el desfiladero de mi alma, soñaba con esa felicidad que nunca te di y que tanto te merecías. Un camino vacío, de almas libres, que forman el desastre de mi vida. 

contacto@andernikolay.com